DRM y Software Privativo van de la mano

Navegando por reddit, me he encontrado con esta entrada en la que un usuario se queja de que no puede reproducir un Blue-Ray legítimamente adquirido, ya que está utilizando como salida de vídeo una TV conectada al puerto HDMI de su portátil (un Macbook Pro).

En dicha entrada se comenta cómo los fabricantes se perjudican a sí mismos con este tipo de prácticas. Ciertamente es un aspecto a destacar, pero también es importante tener en cuenta que dichas prácticas no serían posibles sin que existiese cierto Software Privativo que haga efectivas las limitaciones artificiales impuestas por los fabricantes. Y donde hoy es impedir que se reproduzca un contenido si se visualiza en una TV sin HDCP, mañana podría ser cualquier otra prohibición igualmente ridícula y arbitraria.

Y es que este es uno de los principales motivos por los que Richard M. Stallman inició el proyecto GNU hace 25 años: impedir que los fabricantes tuvieran la capacidad de decidir sobre lo que el usuario puede o no hacer con su computadora. El Software Libre, como su propio nombre indica (al menos en su denominación castellana, más precisa que la anglosajona), trata sobre la libertad, y no sobre la gratuitidad, matización que con frecuencia se suele pasar por alto.

Si en atención a nuestra comodidad entramos en el jardín vallado que nos presentan y damos por buenas este tipo de prácticas (y entre ellas podemos incluir también modelos de distribución de software como el AppStore), le estamos dando vía libre a los fabricantes para que tomen el control de nuestros dipositivos y decidan por nosotros lo que podemos hacer con ellos. Y los peligros que esto entraña en una sociedad donde las TI están presentes a todos los niveles (y cada días más), son impredecibles.