Nacionalismo de Carril

Señores conciudadanos de Zaragoza,

Como todos sabemos, la ciudad está sufriendo multitud de remodelaciones repartidas por todo el núcleo urbano, que provocan ciertos inconvenientes a la hora de circular por el mismo. Es habitual encontrarse con calles parcial o completamente cortadas. En el segundo caso, hay poco que hacer. En el primero, todos los zaragozanos tenemos una tarea pendiente.

Y es que el hecho de que el carril de una calle se encuentre cortado, no implica que deba abandonarse su uso varios tramos antes del que se encuentra afectado. Por el contrario, aunque algunos no lo crean, es posible distribuirse por todos los carriles de la calle, incluso en el que termina cortado unos metros más adelante, y una vez alcanzado el tramo afectado, ir circulando de uno en uno cediéndonos el paso los unos a los otros, como si fuéramos personas civilizadas (sé que cuesta aparentar lo que uno no es, pero todo es cuestión de intentarlo).

Este método altamente sofisticado (como el sistema de refrigeración autónoma del botijo), permitiría aprovechar mejor los carriles de los tramos en obras, en lugar de la estrategia actual que los infrautiliza y genera colas interminables que se extienden varios cruces más atras (con lo cual entran en juego los semáforos, produciéndose un embotellamiento aún mayor).

Eso sí, queridos amigos, para llegar a este punto, existe una condición previa: abandonar el Nacionalismo de Carril. Y es que, en contra de lo que usted piensa, el carril por donde cirula no es suyo. El hecho de que usted llegara antes no sirve como“precedente histórico” que le otorgue la propiedad del mismo (aunque en vista de lo que sucede con algunos “Estatuts”, poco le falta) ni le permite cerrar sus fronteras a los“inmigrantes” que proceden de carriles fronterizos. Recuerde que, antes o después, será usted el que se desplace a otro carril en busca de reconducir su coche a nuevos destinos, y no deseará que se le trate con semejante desprecio.

Una vez superado este problema, podremos empezar a usar de forma eficiente los carriles y, de esta forma, hacer menos duro el largo periodo de obras que nos espera en Zaragoza. No es tan difícil, varios millones de madrileños lo llevan haciéndo desde hace años.

Read More